lunes, 25 de agosto de 2008

Carande en la Literatura

A muchos de nosotros nos falta el oxígeno cuando estamos un cierto tiempo sin ir a Carande o no poder estar en él todo el tiempo que hubiéramos querido. A muchos de nosotros solo nos queda el consuelo de la memoria, las fotografías y de los libros. Y son los libros en donde aparece nuestro pueblo el tema que quiero tocar hoy. ¿ De qué modo esta Carande presente en la literatura actual y pasada ?


Para empezar tendríamos que remontarnos a la única Lápida Vadiniense hasta ahora encontrada en Carande. Se trata de un monumento funerario que un vadiniense ( tribu cántabra que habitaba la cuenca alta del Esla, Cea y Porma ) hace a otro.

La traducción dice así: " Voto a los dioses Manes. Pentovio Petronio lo dedicó a su amigo Bodero Ama, hijo de Bodero Vadiniense, de 20 años. Aquí yace. "

Seguramente existan más lápidas vadinienses en nuestro pueblo, en las cuadras más viejas, en el cementerio, en la iglesia... Esta fué encontrada en una cuadra cuando se llevaba a cabo una remodelación de la misma.


Siguiendo el transcurso del tiempo llegamos a la edad media donde el Rey Alfonso XI de León y Castilla manda publicar el famoso Libro de Montería. En este cuaderno se cita Carande como un excelente lugar para la práctica de la caza mayor ( oso, ciervo, corzo... ) y se dá importancia a los extensos hayedos que en él existen.

Ya en el siglo XIX, Madoz, en su labor de desamortización, recorrió todos los pueblos de España dejando unos breves apuntes sobre Carande. Se cita en sus libros que Carande tiene una escuela de primeras letras, una iglesia parroquial, una ermita arruinada y que las gentes de Carande se dedican a la caza y a la venta de madera de haya en Tierra de campos que truecan con vino, pan y otros articulos de consumo.

En el siglo XX, Carande comienza a colarse poco a poco en la literatura con más frecuencia, siempre asociado, como no, con la cultura montañesa de Riaño. Así, en varias publicaciones que se realizan en los años de lucha contra el embalse ( década de los 80 ), Carande aparece cómo único pueblo junto con Horcadas que no será demolido, siendo todos los pueblos de su alrededor arrasados por las excavadoras. Se habla de su lápida Vadiniense que es llevada al Museo de León en la capital Leonesa. En el libro Riaño Vive de 1987 aparecen varios apuntes sobre ella.

La profesora Julia Miranda realizó, también por estos años, un importante trabajo sobre la toponimia de los pueblos del Alto Esla, así como leyendas, tradiciones y demás aspectos a tener en cuenta, en la que Carande se lleva un buen porrón de hojas que hacen y seguirán haciendo las delicias de muchos ratones de biblioteca. En él se habla de la leyenda que guarda Cotoloro sobre el oro y un pellejo de toro. De la laguna misteriosa de práo Recuenco. De lugares como el Colláo el baile, Trespandiellos, Valdecolina...
Es, hasta ahora, el mejor estudio cultural que se ha hecho sobre Carande.

En 1992 el periódico Leonés " La Crónica 16 " edita un cuaderno sobre los más importantes bosques de León en el que se dedica un capítulo al hayedo de Salio, hayedo que comienza en las colladas de Henar de Carande. En este libro se habla de las costumbres carandiellas como la de " bajar a campos " a vender madera y demás productos por vino y otros alimentos. También se comenta la extraodinaria naturaleza que rodea a nuestro pueblo.


En 2004 la editorial celarayn publica la " Guía geológica visual de León " donde aparecen varios ejemplos geológicos de Carande como las capturas fluviales situadas al sur del pueblo, se habla de su litología predominante de pizarras del carbonífero, acumulaciones tectónicas de caliza en el Gilbo o de varias minas de carbón en Salio y de Argonito en la base del pico Gilbo.

Y metidos en la novela actual, Carande aparece en el novela histórica de Ara Antón " Astures, el último bastión contra Roma ", como un pueblo por donde pasan los protagonistas antes de llegar a Burón, donde tiene lugar una batalla entre Astures-Cántabros contra los Romanos.

Pero sin duda alguna, la novela que más trato da a nuestro pueblo es " Tridio Alonge ", del paisano de Remolina Saturnino Alonso Requejo . En esta novela que trata sobre la vida de un guerrero vadiniense que vive en el Castro de las Conjas ( Remolina ), Carande juega un papel importante, pues el amor del protagonista es una joven pastora del castro de Garayo ( Carande ).
Además, se habla de varios lugares familiares para Carande como la Hoz Escura, Piedralagua, Horcadas, Peña Llampa, etc.

También, recientemente, se ha publicado el libro de Ruben Alonso de Ponga, natural de Valbuena del Roblo, " El llanto de la Carabiella ", que nos habla de varias historias de la comarca de Riaño durante la guerra civil Española.



Para terminar, y aunque esto pertenezca ya a la filmografía, decir que la película de " Luna de Lobos " basada en la novela del mismo nombre de Julio Llamazares, fué rodada al otro lado del Gilbo, concretamente en el valle de Anciles. En esta novela y película se cuenta la historia de un grupo de maquis que resisten los primeros años de la postguerra escondidos en varios rincones de la montaña de Riaño.


Esperemos que Carande siga y aumente su presencia en la literatura Leonesa que ahora se encuentra en pleno auge.