viernes, 15 de agosto de 2008

Collado del... ¡ Baile !




Situado en las faldas del Gilbo, encima de la Fuente del hoyo y a mitad de camino entre Horcadas, Carande y Riaño. El colláo el baile es un lugar muy querido en estos valles y todo un símbolo natural, cultural e histórico.
Sus verdes praderas son el terreno propicio para el crecimiento del gamón, una planta muy abundante en estas montañas que es aprovechada por multitud de animales ( salvajes y domésticos ) como alimento. Y he aquí el nacimiento del collado del baile.

Cuenta la tradición que hasta hace pocas décadas vecinos de Horcadas y Carande se juntaban en estas llombas para recoger conjuntamente los gamones, que luego servirían como alimento para los gochos. Al acabar la recogida se preparaba una apetitosa y merecida merienda ( con un poco vino, claro está ). Mientras el sol acariciaba poco a poco Las Pintas, el acordeón, el rabel y la gaita sonaban entre los helechos llenos de mozos ( y alguna que otra escondida pareja… ) que bailaban, bebían y descansaban el largo día de trabajo. Al final, cada uno pa su casa, Los Carandiellos pa Carande, y los Horcadiellos pa Horcadas ( y algún Riañés Vallarqué p´abajo ).

Esta especie de romería fue desapareciendo con el paso de los años. La gente emigraba y con ellos, los gochos. Y los gamones quedaron solos, y con ellos el collao el baile. Pero el nombre del lugar sigue bailando en el tiempo y en la mente de algún que otro montañés que piensa y da a conocer una humilde pero atractiva propuesta. Recuperar y acondicionar el collado del baile para poder realizar una romería todos los años.
Creo que no es un gasto muy desorbitado para nuestro ayuntamiento la colocación de una zona de comida y recreo ( unas sillas y unas mesas ) como se ha hecho en el valle de Hormas. El chozo de Risosa ahí lo tenemos ( recientemente arreglado por Horcadas ) y ahí sigue esperando que le demos más uso.
Sería conveniente arreglar el camino de Carande al collado ( conocido popularmente como la fuente del hoyo ) puesto que esta bastante cubierto de maleza en muchas partes del camino, y en los meses de lluvia se hace casi intransitable por el barro y el agua. Un poco de piedra bastaría, amén de un buen acceso a la carretera.
No estaría nada mal la colocación de unos carteles informativos que hablaran al visitante de esta tradición de los gamones y la romería, y sobretodo, de la espectacular naturaleza que lo rodea: corzos, venados, rebecos… y el espectacular Gilbo que tantas miradas se gana.

Puesto el mantel solo hace falta traer un poco de tortilla, un poco de sidra y mucha gente de Horcadas, Carande y Riaño que bailen al son de algún grupo de música tradicional. También necesitaríamos bajar la comida con algún juego tradicional como la soga, la petanca, carreras de caballos… Y el gran reto es: ¿ Por qué no una escuela de escalada en la peña cotolojo o en cueto Cabrón ? Aunque esto será otro tema para otro día.

Las palabras se las lleva el viento, así que espero que aterricen en casa de alguien que vea viable esta propuesta de recuperar esta bonita tradición respetuosa, eso siempre, con el medio ambiente, que une a los pocos pueblos que quedan en el viejo valle de Vadinia.

2 comentarios:

Pablo dijo...

Sería una idea genial, recuperar esta fiesta, porque aunque muchos crean que la fiesta solo sierve para beber alcohol, perder el juicio y gastar dinero, estan muy equivocados, acaso no recuerdan que casi todas las veces que las familias se juntan es gracias a la celebración de una fiesta y esta es una gran idea para pasar un buen rato con nuestras familias, amigos, vecinos y como no recuperar una tradición que se remonta muchos años atrás.

Gracias Alejandro por este gran artículo. Espero que los Carandiellos o cualquier persona que ame el pueblo, la zona o nuestra querida montaña se anime a escribir algo con el que poder ofrecer otros puntos de vista o recordarnos historias, anecdotas, etc.

Anónimo dijo...

Gracias Pablo.
Además, hay que aprovechar el tirón que tienen ahora las romerías, fiestas y jornadas tradicionales que se apuntan cada año muchos pueblos. Y que no tienen mucha antiguedad muchas de ellas. Este año se celebró una en Oseja. La merindad de Valdeburón,, la fiesta del pastoreo en Portilla, Riosol, El Roblo...

Alejandro Díez.